COMPLUTUM

ALCALÁ DE HENARES

 

 

En el año 150 a.e.c la antigua ciudad celtibera de Iplacea fue invadida por las tropas romanas y pasó a llamarse Complutum.

Complutum era un estratégico cruce de caminos, situada en la vía que unía Emerita y Caesaraugusta, justo en la confluencia del río Henares y el arroyo del Camarmilla. Los valiosos yacimientos arqueológicos hallados demuestran la importancia de esta ciudad en la época romana. Se conoce la existencia de dos núcleos de población; el más antiguo se localiza en los cerros que dominan la vega de Henares y el más reciente y mejor estudiado, datado en el siglo I se localiza en la vega del río Henares.

La construcción de la ciudad de nueva planta se podrece hacia el año 60, y bajo el reinado de Vespasiano obtuvo el titulo de municipium. En el siglo IV se realizaron obras de mejora en el foro y algunas de las casas privadas. Posteriormente en el siglo V la ciudad se va abandonado.

Las excavaciones han sacado a la luz los principales edificios públicos del foro: con la basílica, la curia y el tabularium, un importante conjunto termal, un ninfeo, un mercado y numerosas viviendas; entre estas destacan las de Leda, Cupido, Baco y Aquiles, así llamadas por los mosaicos que las decoran y la llamada casa de Hippolytus.

       

La Casa de Hippolytus era la sede del colegio o asamblea de los jóvenes de la ciudad, en los que recaería el gobierno de la ciudad. En el colegio se unía las funciones formativas, religiosas y lúdicas como reflejan las tres parte diferenciadas de la casa; el jardín, las termas y las habitaciones de culto. La casa tiene tres fases: su construcción en el siglo I, a finales del siglo III se remodela e instala el mosaico de Hippolytus y a finales del siglo IV se convierte en necrópolis.

Ver: Madrid Romano