LEGIO

 

 

La ciudad de León nació hacia 29 a.e.c. como campamento militar romano de la Legio VI Victrix, en la terraza fluvial entre los ríos Bernesga y Torío. A finales del siglo I, a partir del 74, el campamento es ocupado por la Legio VII Gemina, que permanecerá en León hasta aproximadamente principios del siglo V. La única legión asentada en Hispania hasta la caída del Imperio Romano de Occidente.

El recinto ocupado tiene forma rectangular 570 x 350 m. y su recinto fue amurallado en dos momentos diferentes.

   

La primera fortificación está formada por un muro de opus caementicium que presenta a su exterior una cara de sillarejos encintados, mientras que al interior se hallaría un agger. Este amurallamiento debió de levantarse a finales de siglo I, al poco de la llegada de la legión y reforzaría o sustituiría la fortificación de madera.

Como ya hemos comentado en la sección del Ejercito, los campamento militares tenían cuatro puertas; pero de este campamento solamente se tiene constancia arqueológica de la porta principalis sinistra, situada en el lado oriental, junto a la Catedral. La torre está provista de dos vanos flanqueados por sendas torres rectangulares.

La porta principalis dextra estaría situada donde actualmente se ubica el Palacio de los Guzmanes. Las dos puertas estarían unidas por medio de la via principalis, en cuyo borde septentrional en la intersección con la vía praetotia se situarían las construcciones más importantes del campamento: el cuartel general, principia y la residencia del comandante de la legión, el praetorium.

La segunda fortificación se conoce tradicionalmente como la "muralla de cubos", es actualmente visible en una buena parte de su trazado. Esta muralla se data a finales del siglo III o inicios del IV. Conserva 36 torres. Las torres tienen un diámetro de unos 8 m. y su planta esta ligeramente peraltada. La muralla tiene unos 5 m. de anchura con altura variable, como consecuencia de las diversas remodelaciones que ha sufrido con los años.

   

   

El agua necesaria llegaba al campamento de la Legio VII a través de un acueducto que entraba al recinto fortificado por el noroeste, procedente de las lomas donde se ubica el actual barrio de San Esteban. Su origen o captación no se conoce. En las inmediaciones de la puerta septentrional en intramuros donde se halla la actual plaza de Puerta Castillo, apareció un pequeño tramo de una de las conducciones encargadas de la redistribución del agua. Estos restos se pueden contemplarse en el Jardín del Cid.

   

La Cripta Arqueológica de "Puerta Obispo" alberga los restos de la muralla, porta principalis sinistra y de unas termas.

La porta principales sinistra, era el acceso oriental del campamento de la Legio VII gemina. Es la mejor conservada de todas las descubiertas en España.
Las termas se extienden sobre parte del solar que ocupa actualmente la Catedral y parte de la Plaza de Regla. Están datadas a finales del siglo I o comienzos del siguiente, y posiblemente aún estaban en uso durante el IV. Se conserva una pequeña parte de las termas y sus letrinas. Tenemos constancia que el monarca Ordoño II (914-924) transformó parte de las termas en Aula Regia.

La Cripta arqueológica de la calle Cascalerías. Una larga galería curva con cubierta abovedada, hallada en las proximidades del ángulo sureste del recinto amurallado, en la actual calle de Cascalerías. Se trata de un anfiteatro romano de pequeño tamaño perteneciente al campamento romano de la Legio VII. Su capacidad se estima en unos cinco mil espectadores. No se han encontrado evidencias de las gradas, se supone que serian de madera.


 

Otros vestigios son los restos de dos edificios hallados en las excavaciones practicadas en el Corral de San Guisán y Plaza de Puerta Castillo, correspondiéndose este último con parte de un almacén.

El Aula Arqueológica de Santa Marina. Situada en el extremo septentrional del recinto amurallado. Permitirá contemplar los restos de los campamentos de las legiones VI victrix y VII gemina.

 

 

CIUDADES DE HISPANIA LEÓN ROMANO

MENÚ

MENÚ HISPANIA