GERONA ROMANA


Fenicios, griegos, jónicos y etruscos.
De época ibera cerca de Girona se han hallado restos de poblados en Sant Julià de Ramis y en la Creueta.
Las murallas de Gerona fueron iniciadas por los íberos. Gerunda, la Gerona romana. Restos de sus murallas se han hallado en el portal de Sobreportes, Torre Gironella, bajos de una torre romana de la calle de les Ballesteries, restos de muralla en Escola Pia y torre romana en el extremo superior de la calle Alemanys. También se han hallado lapidas romanas, miliarios, cerámicas áticas, mosaicos como el de la villa de Bell lloc del Pla, y sepulcros hallados en la necrópolis del Mercadal. Estas piezas pueden admirarse en el Museo Arqueológico de la Ciudad. El miliario hallado cerca de Sarrià en el 1.876 llevaba una inscripción que interpretó y tradujo el historiador P. Fita. Se dató en el 238. En esta inscripción se consignaba que en esta época se restauraron los puentes y caminos y que controló las obras “Quintus Decius”. Los sarcófagos encastados en los muros del altar mayor de la iglesia de San Félix datan del siglo IV y del siglo III el mosaico romano descubierto en el año 1.876 en “Pau Birol” a 3 km de la ciudad. En Palau Sacosta se encontraron en el año 1.931 dos grandes piedras miliarias una de las cuales correspondían a la Vía Augusta que tenía su origen en el Pertus y seguía hasta Tarragona y la otra, debía indicar el comienzo de algún camino secundario.

- Ampurias

- Lloret de Mar tiene 3 poblados íberos, Montbarbat, Puig de Castellet y Turó Rodó. El sepulcro Romano data de la segunda mitad del siglo II.

- El catellum fractum de Sant Julià de Ramis.

- La villa romana de Vilauba, en Banyoles.

- La villa de Guissona, la antigua ciudad de IESSO que fue fundada hacia el año 116 a.e.c.

- La torre sepulcral romana de Vilablareix.

- La villa Romana del Pla de Palol, de Platja d'Aro, data del siglo I a.e.c y que subsistió hasta siglo VI.

- La torre de vigilancia romana de La Torrassa del Moro en Llinars.

- En Caldes de Malavella los romanos fundaron Aquae Calidae. Las termas romanas datan de mediados del siglo I. Se pueden observar los mecanismos de funcionamiento de agua casi intactos. El edificio consta de una piscina central y una serie de habitaciones alrededor para recibir tratamientos curativos. Hay tres espacios en la parte trasera donde se usaban aceites. Vinculadas al culto probablemente a Apolo o a alguna otra divinidad curativa de enfermedades. En Caldes de Malavella tambien destaca el Camp dels Ninost.

 

MENÚ

CIUDADES HISPANIA

LA ESPAÑA ROMANA

TOPÓNIMOS